Egocentrum

Buscando una forma de definirme ante la cámara, me di cuenta de una terrible verdad: bajo este aspecto, tras una fina capa de piel y huesos, se encuentra un ser que nada tiene que ver con lo que el mundo ve; tras todo lo que es visible, un descomunal monstruo habita en el interior de todos los hombres y mujeres, en menor o mayor medida. Ese monstruo se llama EGO.

Este proyecto supone una externalización de nuestro "yo" interior, deshumanizando el aspecto convencional de las personas y llevando esta concepción un paso más allá: cómo se retorcería y extendería ese ser que llevamos dentro, tratando de abarcarlo todo, dejándose dominar por el egoísmo, el egocentrismo llevado al punto más álgido de la condición humana sin ser coartados por unas normas, unos valores, unas obligaciones.

Lo que planteo es una llamada de atención a la verdadera naturaleza del ser humano, a la desnudez completa del alma, sin ser sesgada por la moralidad, la ética que nos impone el saber distinguir entre el bien común y el individual, mostrar nuestra peor condición, tal y como se demuestra en la novela El Señor De Las Moscas, del inglés William Golding.

Ocultar